El proceso de investigación: sus funciones y sus partes

Por Lic. Alina Plomé
 

Acerca de la investigación científica

La investigación científica es un tipo más de investigación, sólo que sigue procedimientos rigurosos y es cuidadosamente realizada. En otros términos es sistemática, controlada y crítica. Sistemática y controlada quiere decir que hay una disciplina constante para hacer investigación científica y que no se dejan los hechos a la casualidad. Crítica, implica que se juzga constantemente de manera objetiva y se eliminan las preferencias personales y los juicios de valor. (1)

Como toda actividad humana, el trabajo de los científicos está enmarcado por las necesidades e ideas de su tiempo y espacio circundante. Es decir, el científico no es un ente abstracto y su tarea es de él y para él, sino que es un ser social por lo que es importante definir a la ciencia como una actividad social.
Por lo tanto la investigación puede realizar dos tareas fundamentales para la sociedad en que se desarrolla: a) producir conocimiento y teorías, que es lo que conocemos como investigación básica y b) resolver problemas prácticos, más conocida como investigación aplicada. Por medio de estos dos tipos de investigación la humanidad ha ido evolucionando, distanciándose de lo que algunos autores han denominado "conocimiento vulgar". (2)

No obstante, el conocimiento no nos llega como algo dado, o como un acto único donde de pronto pasamos de no saber sobre "algo" a saber sobre "ese algo", o en otras palabras, como un paso automático de la ignorancia a la sabiduría, sino como un "proceso" mediante el cual se construye y se obtiene la investigación científica.

El proceso de investigación.

La investigación científica es un proceso, término que significa dinámico, cambiante y continuo. Este proceso está compuesto por una serie de etapas, las cuales se derivan unas de otras. Por ello al llevar a cabo un estudio o investigación, no podemos omitir etapas. Según Hernández Sampieri, Fernández Collado y Baptista Lucio, quienes dudan de este requisito pueden pagar distintos precios: que la investigación resultante no sea válida o confiable o, que no cumpla con los propósitos por los cuales se realizó, por lo que deja de ser científica.

Todas las publicaciones que podemos encontrar sobre el proceso de investigación científico aplicado a diversas campos del conocimiento abarcan, prácticamente, las mismas etapas. A veces difieren en el orden en algunos casos, en la cantidad en otros a través de la agrupación o desagregación de algunas de ellas, en el modo de nombrarlas, en el énfasis puesto en cada una, pero en esencia son lo mismo.

Entonces ante la pregunta "¿Cuál es el objetivo de construir un proyecto de investigación, en el que quede claramente definido el proceso y el diseño que llevaremos adelante?", ya casi tenemos esbozada la respuesta. Como señala Borsotti, el objetivo es demostrar la importancia, pertinencia, utilidad y factibilidad de su ejecución. (3) Con la aplicación del proceso de investigación científica se generan nuevos conocimientos, los cuáles a su vez producen nuevas ideas e interrogantes para investigar, y es así cómo avanzan la ciencia y la tecnología.

Es importante destacar que las etapas de un proceso o los componentes de un proyecto de investigación no se delinean de una vez y para siempre, aunque por cuestiones analíticas haya que presentarlos secuencialmente. La práctica nos enseña que investigar es una tarea casi "artesanal" (4) en la que es preciso unir el pensamiento riguroso con la imaginación. Lo normal es que haya que reformular continuamente los distintos componentes para que el proyecto logre la coherencia necesaria. El carácter dinámico de la investigación no permite concebir al proceso como teniendo un principio y fin definitivos, sino mas bien como un trabajo continuo, de idas y venidas.

Toda investigación se origina en una idea, un problema o situación problemática, pero como las situaciones problemáticas son diversas y de diversa índole, no existe un esquema único para formular los proyectos sobre los cuales el investigador se propone realizar una investigación empírica sobre ellas.

Existe una gran variedad de fuentes que pueden generar ideas de investigación, entre los cuáles podemos mencionar las experiencias individuales, la lectura de libros, revistas, periódicos. Teorías ya desarrolladas, descubrimientos productos de investigaciones, conversaciones personales, observaciones de hechos, creencias e incluso presentimientos también son fuentes de ideas.

La mayoría de las ideas iniciales son vagas y requieren analizarse cuidadosamente para que sean transformadas en planteamientos más precisos y estructurados. (5) En este momento estamos en la definición del área temática, que implica la selección de un campo de trabajo, de la especialidad o problemática donde nos situamos. Para nombrar algunas de ellas: las relaciones en la escuela, las migraciones internas, las partículas subatómicas, las enfermedades contagiosas, la inflación, etc.

La formulación del problema es el hecho más importante en la tarea del investigador porque implica una serie de decisiones previas de la mayor importancia, que generalmente se realizan de manera implícita y no siempre de manera realmente consciente por parte de aquel. En ausencia de un problema, no hay verdadera búsqueda de conocimientos, no hay creación, aunque puedan hacerse valiosos aportes pedagógicos o prácticos: si no hay algo de algún modo desconocido, o mal conocido, no hay en verdad, auténtica necesidad de investigar, de obtener nuevo conocimiento. De esta manera, "Plantear o formular el problema no es sino afinar y estructurar mas formalmente la idea de la investigación." (6)

Las razones para efectuar las preguntas a la realidad, desde una particular visión de la sociedad, pueden ser de diversa índole:

- intelectuales: por el simple deseo de saber o conocer,

- prácticas o políticas: esto significa saber para actuar; conocer un proceso o situación para mantenerlo o para cambiarlo.

Conviene advertir que los problemas de conocimiento no deben confundirse con los problemas de la vida práctica, aunque ambos puedan estar estrechamente ligados. Por ejemplo, no es un problema de investigación reducir los accidentes de tránsito, pero en cambio si lo es responder a la pregunta: ¿Cuáles son las causas que provocan los accidentes de tránsito?. Basándose en la respuesta podrá resolverse el problema práctico.

En primer término corresponde entonces, describir la situación problemática. De esta descripción debe desprenderse que es necesario o conveniente producir nuevo conocimiento sobre ella. Es importante señalar que un problema de conocimiento se platea o presenta cuando alcanzamos a precisar que es lo que NO sabemos dentro de un área temática determinada, cuando establecemos una especie de frontera entre lo conocido y lo no conocido, y nos decidimos a indagar sobre esto último.

La descripción de la situación incluye las proposiciones que surgen de la observación de la situación, de las lecturas de referencia, de las obtenidas en el proceso de familiarización con ellas a través de entrevistas, de las noticias que aparezcan en los medios, etc. (7)

La pregunta que hacemos ante la realidad, desde nuestro paradigma particular, va a determinar toda o buena parte de nuestra investigación. Este es el momento eminentemente valorativo del proceso de investigación en el que entran en juego todos los elementos del paradigma del investigador. La respuesta de este interrogante básico se podrá obtener sólo después de haber hecha la investigación. Dicho de otro modo, "el objetivo fundamental de la investigación es resolver precisamente dicho problema de conocimiento (encontrar la respuesta) y su éxito deberá medirse entonces – antes que nada- por la claridad, pertinencia y precisión de dicha respuesta". (8)

Esta pregunta debe ser precisada y acotada, es decir que la misma debe ser siempre acotada en el tiempo y en el espacio. Un problema correctamente planteado, temporal y espacialmente, está parcialmente resuelto, a mayor exactitud corresponden más posibilidades de obtener una solución satisfactoria. El problema debe historizarse, concretizarse, particularizarse, especificarse. Es lo que debe aparecer como dimensión temporal, que según Borsotti no es el tiempo que llevará realizar la investigación, sino el tiempo propio del objeto de estudio. Según éste autor puede ser: (9)

- transversal o sincrónico, en este caso hay que construírlo de tal manera de incorporarle su especificidad histórica, ó

- longitudinal o diacrónico, es decir tiene una duración prolongada en el tiempo (meses, años, etc)

Una vez que tenemos la realidad transformada en problema, es decir que tenemos ya formulada la pregunta o preguntas cuyas respuestas serán buscadas en la investigación, hay que seguir algunos pasos:

- Repaso exhaustivo de la literatura existente, para así conocer el estado actual de los conocimientos sobre el tema, esto quiere decir la necesidad de conocer los antecedentes. Se deben seleccionar los trabajos que se consideran pertinentes sobre el tema y analizar los elementos que ayuden al propio trabajo.

- Ver cómo definen los investigadores sus propios términos, para así poder reconocer los paradigamas en los que se insertan.

- Verificar si dos o más investigaciones están usando los mismos términos para definir las mismas cosas, o bien si usan diferentes términos para un mismo elemento o bien si usan los mismos términos para definir elementos distintos.

- Qué tipo de periodización están usando y las razones para usar una u otra periodización.

- Si se proponen nuevos problemas a investigar.

- Si no se usaron datos que ahora están disponibles, y no lo estaban en el momento de realizarse esa investigación.

Si es posible sería importante también realizar observación directa sobre el problema y hablar con personas que han trabajado sobre el tema.

En este momento debe estarse en condiciones de formular el marco teórico de nuestra investigación, el cuál se corresponderá con la particular visión de la sociedad que tenga el investigador. Aquí es donde hay que sustentar teóricamente el estudio.

El marco teórico es la elaboración teórica de la situación problemática. Ningún hecho o fenómeno puede abordarse sin una adecuada conceptualización. El investigador que se plantea un problema no lo hace en el vacío, como si no tuviese la menor idea acerca del mismo, sino que parte de algunas ideas o afirmaciones previas. Puede partirse de establecer cuáles son las disciplinas o áreas disciplinarias que se ocupan de la situación problemática, a fin de avanzar en el proceso de ponerla en conexión con los desarrollos conceptuales pertinentes desde el punto de vista que interesa al investigador.
Así se estará en condiciones de reseñar las principales corrientes teóricas relativas a la situación problemática. Es, muchas veces, en el propio proceso de investigación donde se refinan los conceptos existentes, a medida que se penetra y conoce más profundamente las características del objeto de estudio.

En este proceso se irá construyendo ese objeto y ubicando la situación problemática en el sistema de problemas y los supuestos propios y ajenos. El marco teórico, también llamado marco de referencia o marco conceptual -este último es más limitado-, tienen precisamente este propósito: dar a la investigación un sistema coordinado y coherente de conceptos y proposiciones que permitan abordar el problema, es decir, trata de integrar al problema en un ámbito donde éste cobre sentido. (10) Una importante función del marco teórico es que conduce al establecimiento de hipótesis o afirmaciones que más tarde habrán de someterse a prueba en la realidad.

El marco teórico comprende la elaboración de dos etapas: a) la revisión de la literatura correspondiente y b) la adopción de una teoría o desarrollo de una perspectiva teórica.

La literatura revisada puede revelar: (11)


que existe una teoría completamente desarrollada, con abundante evidencia empírica y que se aplica a nuestro problema de investigación


que hay varias teorías que se aplican a nuestro problema de investigación


que hay piezas y trozos de teorías con apoyo empírico moderado o limitado, que sugieren variables potencialmente importantes y que se aplican a nuestro problema de investigación


que solamente existen guías aún no estudiadas e ideas vagamente relacionadas con el problema de investigación

En cada caso varía la estrategia que habremos de utilizar para construir nuestro marco teórico, ya que podemos adoptar una teoría o desarrollar una perspectiva teórica. Lo importante es explicar claramente la teoría y la forma en que se aplica a nuestro problema de investigación.

En síntesis, la función del marco teórico es el de situar nuestro problema dentro de un conjunto de conocimientos que permitan orientar nuestra búsqueda y nos ofrezcan una conceptualización adecuada de los términos que utilizamos.(12)

Una vez definidos teóricamente y de manera implícita nuestros conceptos -o no observables-, debemos reducir el problema teórico a términos concretos y explícitos. Esta actividad se conoce como operacionalización, es decir, tornar objetivables u observables, y en lo posible, mensurables, nuestros términos teóricos. Una vez que están determinados los conceptos -o no observables- con que se trabajará, se debe iniciar la tarea de reemplazarlos válidamente por indicadores -u observables-.
Para eso será necesario prestar atención a cuál del los aspectos del concepto reemplaza el indicador y a la cantidad de indicadores que son necesarios para que el reemplazo sea válido y justificado.(13) Palabras sumamente sencillas pueden ocultar una multiplicidad de significados posibles que contribuyan a oscurecer y en algunos casos a imposibilitar la solución del problema. Operacionalización, por lo tanto, es definir un concepto por las acciones necesarias para observarlo o medirlo.

A continuación debe llevarse a cabo la explicitación de los objetivos de la investigación. En este momento se expresa el tipo de conocimiento que se pretende lograr con la investigación -descriptivo, explicativo, diagnóstico, exploratorio, proyectivo, correlacional, etc.-. Existe una estrecha relación entre los objetivos y las preguntas, ya que aquellos se corresponden con éstas o se derivan de ellas. Los objetivos generales no debieran ser mas de dos. Los objetivos específicos son aquellos que deben lograrse para alcanzar los objetivos generales. (14)

Pueden ser objetivos generales:

cuantificar: establecer la cantidad de elementos que tienen una propiedad dada.

describir: determinar ciertas propiedades de un objeto o el grado tipo de relación entre objetos.

explicar: establecer por qué un objeto es o cómo es; si un objeto incide en otro y cuánto, etc.

diagnosticar: determinar las características de una situación y sus posibles causas.

evaluar: determinar, según criterios establecidos, en qué medida se han logrado ciertos resultados o metas en el desarrollo de ciertos procesos.

explorar: indagar si existen propiedades en los objetos no puestas de relieve hasta ahora, o conceptos que se consideran insuficientes en su intención o extensión respecto de lo que sucede.

correlacionar: ver cómo se relacionan o vinculan diversos fenómenos entre sí o si no se relacionan.

Ustedes pueden preguntar cuál de estos estudios es el mejor. La respuesta es simple: ninguno. Todos estos tipos de investigación son igualmente válidos e importantes. Todos ellos han contribuido al avance de las distintas ciencias. Cada uno tiene su razón de ser. La investigación debe hacerse "a la medida" del problema que se formule, es decir, no decimos a priori "voy a llevar a cabo un estudio exploratorio o descriptivo", sino que primero planteamos el problema y revisamos la literatura y, después, analizamos si la investigación va a ser de una clase u otra.( 15)

Los objetivos específicos deben desprenderse de los objetivos generales y estar en consonancia con aquellos. De los objetivos específicos se desprenderán las técnicas que utilizaremos para recolectar los datos que contribuyan a dar respuestas a las preguntas que originaron la investigación.

Formulado nuestro marco teórico y nuestros objetivos de investigación cabe constituir las hipótesis. Una hipótesis es una afirmación conjetural, una proposición tentativa, acerca de la relación entre dos o más fenómenos o variables observadas. La función de la hipótesis en la investigación es sugerir explicaciones a ciertos hechos y orientar la investigación de otros. Son los instrumentos a través de los cuales el científico trabaja con la teoría; por lo tanto son el puente entre la teoría y la investigación.

"Las hipótesis indican lo que estamos buscando o tratando de probar y pueden definirse como explicaciones tentativas del fenómeno investigado formuladas a manera de proposiciones." (16)

Las hipótesis deben cumplir ciertos requisitos:

- ser conceptualmente claras

- ser específicas

- estar relacionadas con el cuerpo teórico

- tener referentes empíricos.

Sirven además de guía para:

- la clase de datos que deben ser recogidos para poder responder a la pregunta que dio origen a la investigación

- la forma en que debe organizarse más eficientemente el análisis.

Las hipótesis no siempre son verdaderas, pueden o no serlo, pueden comprobarse con los hechos o no. Son explicaciones tentativas, no los hechos en sí. Por lo que al formularlas el investigador no puede asegurar que vayan a ser comprobadas. Hay investigaciones que no pueden formular hipótesis porque el fenómeno a estudiar es desconocido o se carece de la información necesaria para formularlas, pero esto sólo puede ocurrir en los estudios exploratorios y en algunos estudios descriptivos.

Las variables pueden ser definidas como todo rasgo, cualidad o característica cuya magnitud puede variar en los casos individuales. Es un concepto, contenido en el problema o en las hipótesis, que puede asumir dos o más grados o valores y esta variación en los valores las hace susceptibles de medición. Se clasifican en:

independiente: es la causa supuesta de la variable dependiente o efecto, es el antecedente.

dependiente: es el efecto o consecuente, es la que se explica por la independiente.

Las variables adquieren valor para la investigación científica cuando pueden ser relacionadas con otras, es decir, formar parte de una hipótesis o una teoría. Pero las variables necesitan ser operacionalizadas, como mencionábamos ut supra, es decir, deben ser encontrados sus correlatos empíricos que permitan dar cuenta de su comportamiento efectivo. Estos hechos que se corresponden con las variables –que aún siguen siendo conceptos teóricos- son los indicadores. Estos son las expresiones concretas, prácticas y medibles de las variables.

En este momento podemos decir que hemos realizado las operaciones de Cierre de campo de una investigación.

El diseño de la investigación.

Una vez que hemos formulado las preguntas, es decir el problema a resolver, construido el objeto de estudio, las hipótesis, los objetivos, los conceptos que se integran en un marco teórico y los indicadores que los reemplazan, se deben establecer la metodología y las técnicas adecuadas para producir la información necesaria para dar respuestas a las preguntas. Es decir, el investigador debe concebir la manera práctica y concreta de responder a las preguntas de la investigación.

Un diseño es, entonces un plan o estrategia para producir información válida y confiable, por lo que es fundamental recurrir a la técnica mas apropiada y diseñar los instrumentos de recolección de datos correspondientes. Cada técnica implica la necesidad de realizar diversas actividades que requieren tiempo y recursos, a veces se necesita entrenar personas para garantizar que la obtención de la información sea confiable y homogénea. Si el diseño está bien concebido, el producto final de un estudio tendrá mayores posibilidades de ser válido. La precisión de la información obtenida puede variar en función del diseño o de la estrategia seleccionada.

Como señala Briones, "si el proverbio afirma que el buen planteamiento del problema es la mitad de su solución, también conviene tener presente que el método y las técnicas que tienen que ver con esa solución constituyen la segunda condición básica y, que el investigador debe conocerla en todos sus alcances y limitaciones." (17)

En este plano ya estamos en el trabajo de campo propiamente dicho.

En la construcción de los instrumentos o técnicas debe ponerse especial atención a que provean la información necesaria, pero no más que la necesaria. Las técnicas son la observación, la entrevista, los cuestionarios, los censos, las historias de vida, etc. Son los instrumentos de recolección de datos.

Mediante una adecuada construcción de los instrumentos de recolección, la investigación alcanza entonces la necesaria correspondencia entre teoría y hechos, más aún, podríamos decir que gracias a ellos ambos términos efectivamente se vinculan. Si en una investigación los instrumentos son defectuosos, se producirán inevitablemente algunas dificultades.
Por ejemplo, los datos recogidos no servirán para satisfacer los interrogantes iniciales, o bien no se podrán obtener los datos que necesitamos, o vendrán falseados, distorsionados, porque el instrumento no se adecua al hecho en estudio. En ambos casos, habrá habido, seguramente, uno o más errores en las etapas anteriores del proceso de investigación, lo que hace necesario volver al investigador unos pasos atrás y revisar las distintas tareas realizadas, hasta alcanzar una mejor aproximación al problema.(18)

También es importante tener en claro cuáles van a ser nuestras fuentes de información, es decir tener en cuenta de dónde obtener la información más válida y confiable respecto del objeto de estudio o de sus diferentes aspectos. También, y en el mismo sentido hay que tener en cuenta quién puede proporcionar la información válida y confiable, es decir nuestra unidad informante.
Entrevistar a alguien para determinar donde puede encontrarse una fuente de información no convierte al entrevistado en una unidad informante. Así, un funcionario puede indicar donde se encuentra una fuente de información -registros, memorias, etc.- de un determinado organismo -unidad informante-, pero no por eso será una unidad informante.(19)

Finalmente, en todo proyecto de investigación hay que dejar tres cosas explicitadas. El cronograma que consiste en la estimación del tiempo que demandará cada una de las actividades. El presupuesto, ya que la realización de cada actividad exige contar con distintos tipos de recursos -personas, infraestructura, equipamiento, bibliografía, traslado del investigador, etc.- y cada uno de ellos implica costos. Por último, debe dejarse constancia de la bibliografía consultada en la elaboración del proyecto. Se puede clasificar la bibliografía en citada y consultada y también puede clasificarse teniendo en cuenta las fuentes de información: primarias, secundarias. (20)

En la ciencia, la publicidad de los resultados es una condición importante, para poner al alcance de la comunidad científica y del público en general los avances en cada rama del saber. Esto se logra a través de la publicación ordenada de informes que permitan comprender la naturaleza y objetivos de la investigación, como de las conclusiones a las que se ha arribado. La redacción del informe final es el instrumento que satisface esta condición, como parte constitutiva e importante del trabajo científico en si mismo y no sólo como una mera formalidad.

 

CITAS BIBLIOGRÁFICAS

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C. Y Baptista Lucio, P.: Metodología de la investigación. Mc Graw Hill. México. 2000. Segunda Edición.

Por ejemplo Mario Bunge en: Bunge, M.: La ciencia, su método y su filosofía. Buenos Aires. Siglo XX. 1972.

Borsotti, C.: Esquema para la formulación de un proyecto de investigación. Universidad Nacional de Luján. Departamento de Educación. Mimeo.

Para ampliar esta idea puede verse Wright Mills: La imaginación sociológica. Fondo de Cultura Económica. México. 1967.

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C. Y Baptista Lucio, P.: op. cit. Pág. 2.

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C. Y Baptista Lucio, P.: op. cit. Pág. 10.

Borsotti, C.: op. cit.

Sabino, C.: El proceso de Investigación. Lumen Humanitas. Argentina. 1996. Pág. 48.

Borsotti, C.: op. cit.

Sabino, C.: op. cit.

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C. Y Baptista Lucio, P.: op. cit.

Sabino, C.: op. cit.

Borsotti, C.: op. cit.

Borsotti, C.: op. cit.

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C. Y Baptista Lucio, P.: op. cit.

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C. Y Baptista Lucio, P.: op. cit. Pág. 74.

Briones, G.: Métodos y técnicas de investigación en Ciencias Sociales. Trillas. México. 1985. Pág. 22.

Sabino, C.: op. cit.

Borsotti, C.: op. cit.

Borsotti, C.: op. cit.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C. Y Baptista Lucio, P.: Metodología de la investigación. Mc Graw Hill. México. 2000. Segunda Edición.

Bunge, M.: La ciencia, su método y su filosofía. Buenos Aires. Siglo XX. 1972.

Borsotti, C.: Esquema para la formulación de un proyecto de investigación. Universidad Nacional de Luján. Departamento de Educación. Mimeo.

Mills, Wright: La imaginación sociológica. Fondo de Cultura Económica. México. 1967.

Sabino, Carlos: El proceso de Investigación. Lumen Humanitas. Argentina. 1996.

Briones, G.: Métodos y técnicas de investigación en Ciencias Sociales