Investigación cualitativa: una forma diferente de hacer ciencia. Abordaje del método etnográfico desde el marco de una perspectiva cualitativa de la investigación.

Por Lic. Ramón Fica Carrasco.

 a) Introducción

El siguiente trabajo tiene como propósito presentar una reflexión de algunas cuestiones epistemológicas que inciden en las metodologías cuantitativa y cualitativa, que se han desarrollado en el campo de la investigación de las ciencias sociales, y a la vez caracterizar el método etnográfico desde los aportes de una perspectiva epistemológica de carácter cualitativo.

Dicha reflexión apunta a realizar un aporte significativo, desde una mirada crítica reflexiva, de una forma diferente de abordar la investigación y reconstrucción del conocimiento en el campo de la educación.

 

b) Abordaje de la Metodología Cualitativa en el campo de la Investigación: algunas cuestiones epistemológicas.

Es importante aclarar que el término cualitativo se ha enmarcado en la investigación desde dos perspectivas: por un lado como forma diferente de hacer ciencia en relación al paradigma positivista, con las implicancias teóricas y epistemológicas que esta conlleva; y otra que toma de lo cualitativo sólo su aspecto instrumental, manteniendo de esta manera los aspectos esenciales de la epistemología cuantitativa en la construcción del conocimiento.

Podemos ver como a lo largo de la historia del quehacer científico, destacados investigadores que han adherido a esta última perspectiva han sido, entre otros, Becker, Glaser, Taylor y Bogdan, Hughes y Strauss.

Este abordaje cuantitativo nos hace reflexionar que muchos han sido los autores que han mantenido sus investigaciones en parámetros empiristas, aún dentro de la investigación cualitativa, y por ende basada en una epistemología positivista. La dependencia a un paradigma empirista o racionalista conduce a la construcción teórica en relación a la inducción o a la deducción como forma de producir información, lo que significa desde un punto de vista epistemológico mantener las técnicas cualitativas en los mismos marcos en que son utilizadas las cuantitativas. El paradigma positivista y neopositivista - los cuales han sido dominantes en el uso de los instrumentos- nos muestran lo difícil que ha sido producir una ruptura a nivel epistemológico y en las representaciones dominantes sobre las que hemos aprendido a producir conocimientos.

Lo planteado hasta aquí nos lleva a centrarnos en algunas características básicas del abordaje de una metodología cualitativa, que permitiría hacer ciencia desde un lugar diferente.

Una de las potencialidades de la metodología cualitativa es permitir la construcción de un conocimiento diferenciado a través de los sentidos subjetivos diversos sobre los que se configura la subjetividad en cada una de sus formas concretas: social o individual; esta potencialidad exigiría asumir el objeto de estudio, desde una representación compleja.

Desde la perspectiva cualitativa, lo cualitativo caracteriza el proceso de producción de conocimientos, sin definirse por el uso exclusivo de métodos de esta clase. Esta perspectiva se orienta a legitimar el aspecto procesual de la construcción del conocimiento que lo ha definido como una expresión directa de los instrumentos utilizados. Los métodos cuantitativos y cualitativos pueden resultar compatibles sólo dentro de una epistemología alternativa al positivismo, donde no sean considerados como un fin en sí mismos, en abstracto, sino como indicadores de un proceso de construcción del conocimiento.

Ahora bien, la epistemología cualitativa se basa en tres principios que tienen profundas consecuencias a nivel metodológico. Estos son:

La investigación cualitativa es un proceso permanente de producción de conocimiento, donde los resultados son momentos parciales, que de manera continua se integran dando lugar a nuevos interrogantes, abriendo nuevos caminos a la producción del conocimiento.

c) Génesis del desarrollo de la investigaciones cualitativas etnográficas

Desde finales del siglo pasado hubieron ciertos intentos de sistematización de investigaciones de carácter cualitativo llevadas a cabo por autores como Bogdan y Binker. Dichas investigaciones se realizaron en Estados Unidos, estando asociadas a una perspectiva sociológica. Podríamos rastrear que sólo es a principios del siglo XX que las investigaciones cualitativas se sistematizaron en los trabajos de campo de Malinowski, Bateson, Mead, Benedict, etc., los cuales sitúan la investigación referida al estudio de las culturas humanas, como una investigación participativa, en la que el investigador formaba parte del campo de la investigación.

Es importante comprender que la etnografía, en sus inicios, a pesar del cambio que representó el considerar la presencia del investigador en el campo, siguió colocando en el centro de la investigación la preocupación por la objetividad y la neutralidad, atributos esenciales de la epistemología positivista. De esta manera, la investigación etnográfica mantuvo su énfasis en la fidelidad de los datos obtenidos en el momento empírico.

La propia complejidad de la presencia del investigador en el campo y lo que este transmitió a lo estudiado, condujo a otras reflexiones que entraron en contradicción con los principios generales asumidos por estos autores, por ejemplo: Malinowsky, se enmarca dentro de definiciones empiricistas en lo relativo a la neutralidad del investigador, pero aporta su creatividad en cuanto a las vías. Esto lo lleva a superar las formas instrumentalistas y despersonalizadas de obtener información en la investigación positivista tradicional.

Ahora bien, en este marco se debe destacar otro aspecto, que tiene que ver con el culto al dato, este aspecto conduce a la etnografía a un callejón sin salida, puesto que la recogida de datos condujo a los investigadores al desarrollo de una gran cantidad de registros que resultaban imposibles de ser elaborados a nivel teórico. Esta acumulación de datos orientada por un set descriptivo y objetivo por parte del investigador, dificultó el desarrollo de las ideas, que son las verdaderas responsables de la construcción del conocimiento.

En el desarrollo histórico de la investigación cualitativa, autores como Denzin y Guba (1994), reconocen cinco periodos de este movimiento:

Esta breve caracterización histórica de la investigación cualitativa en las ciencias sociales, nos muestra la historia de otra forma de investigar que pretende especificar en sus métodos las características de su propio objeto, en este caso, sujeto de la propia investigación.
 

d) Método etnográfico: sus características en el marco de una Perspectiva Cualitativa de la Investigación

Es importante destacar que el concepto de trabajo de campo ha estado asociado históricamente con la etnografía. Dicho concepto fue clave para que el método etnográfico se destacara en el desarrollo de las investigaciones cualitativas. El trabajo de campo es primordial para muchas de las investigaciones cualitativas desarrolladas en el campo de las ciencias antropo- sociales. De acuerdo con Rosana Guber, cuando se habla de campo nos referimos a esa porción de lo real que se compone no sólo de los fenómenos observables, sino de la significación que los actores le asignaron a en un entorno y las tramas que éstos involucran.

Ahora bien, en el trabajo de campo el investigador tendrá una presencia y una participación constante dentro de la institución, comunidad o grupo de personas que está investigando, por lo que es importante aclarar que el corazón del proceso etnográfico dentro de la antropología es el concepto de observador participante, el cual puede caracterizarse de la siguiente manera: se refiere a la práctica de vivir entre las personas que uno está estudiando, llegarlos a conocer, conocer su lengua y su forma de vida mediante la interacción intensa y continua. Esto significa que el etnógrafo debe conversar con la gente que él estudia, trabajar con ellos, atender sus funciones rituales y sociales, etc. Esta participación permite al investigador el acceso a fuentes de información informal. A diferencia de la recogida de datos, el trabajo de campo presupone la participación espontánea del investigador en el curso cotidiano de la vida de los sujetos estudiados, lo cual conduce a la formación de importantes redes de comunicación que permiten la expresión cotidiana de los sujetos estudiados.

Distinto a la recogida de datos, el trabajo de campo representa un proceso permanente de establecimiento de relaciones y de construcción de ejes relevantes del conocimiento dentro del propio escenario en el que trabajamos el problema investigado. La información que se produce en el campo entra en un proceso de conceptualización y construcción, que caracteriza el desarrollo del momento empírico.

El trabajo de campo consta de tres fases:

En cuanto a la fase descriptiva, es necesario aclarar que dicha orientación dominó el desarrollo de los métodos etnográficos en sus inicios sólo registrando los eventos relevantes que se producían en el campo. Ahora, dentro de un marco cualitativo de investigación, el investigador debe seguir estos eventos a través de las ideas y construcciones del mismo; que generan por su presencia en la situación de campo. El trabajo de campo es una vía esencial de entrenar la iniciativa intelectual del investigador, que está obligado a elaborar sus propias ideas frente a lo que está ocurriendo en el escenario de la investigación.

El trabajo de campo representa un proceso abarcador dentro del cual adquieren significación informaciones nuevas, imprevistas en el momento de definición del problema.

El campo no representa un recorte estático de informaciones a seleccionar, sino un proceso activo, que de forma permanente genera informaciones que desafían los propios marcos teóricos con que el investigador se aproxima a él. El trabajo de campo sigue la ruta singular de los sujetos involucrados en sus contextos.

En cuanto a las técnicas, serán las herramientas del investigador para acceder a los sujetos de estudio en su mundo social, dentro de una reflexividad. Se pueden emplear historias de vida, entrevistas, estudios sobre la documentación, grabaciones de video, etc.

El análisis de las informaciones consistirá en la organización de las mismas con el modelo de la comunidad o grupo estudiado. El producto final de este proceso, que suele aparecer en forma de un artículo o de una monografía, es básicamente una síntesis de los dos modelos de la realidad social.

Como propuesta al campo educativo, se pueden realizar investigaciones orientadas como microetnográficas, en el sentido de escoger como unidad un barrio y no solamente una escuela o salón de clase. La microetnografía aportaría a un estudio más adecuado en el campo educativo, un etnógrafo educativo necesita una buena teoría de la estructura social de la escuela y de la comunidad en la cual la escuela está situada. Su estudio debe ser "completo", por ejemplo, debe demostrar de qué forma la educación está ligada a la economía, al sistema político, a la estructura social local, etc.

REFLEXIÓN

El encuadre que nos presenta la investigación cualitativa, nos posibilita ubicarnos como sujetos protagonistas en la construcción y reconstrucción del conocimiento científico, ya que la misma implica la incorporación de la dimensión subjetiva en las ciencias sociales. La dimensión subjetiva la podríamos pensar como una ruptura de índole epistemológica ante los paradigmas de carácter positivista. La misma, condujo a continuas reelaboraciones epistemológicas y metodológicas de las distintas líneas que se han presentado en el campo de la investigación, otorgándoles significativos aportes, por lo que aquí merece como categoría una especial distinción.

La investigación cualitativa es un proceso permanente de producción de conocimiento, donde los resultados serán momentos parciales que de forma permanente se integran a nuevos interrogantes, es decir, en un proceso dialéctico donde quedan implicados la confrontación del corpus teórico y el corpus empíricos, sin cortes y dentro de un determinado contexto. Estos aportes epistemológicos, desde mi punto de vista, son claves par diferenciar otras maneras de abordar las investigaciones que intentamos llevar a cabo en el campo de la educación. Ahora bien, el método etnográfico es una de las vías que se presenta desde una perspectiva cualitativa, lo que implica tener en cuenta dos instancias que serán fundamentales en el abordaje de la realidad que se intenta estudiar. Estas son: la flexibilidad del método y el observador participante. La primera, dará lugar a la construcción y reconstrucción de categorías, preguntas y repreguntas, etc, y la segunda, implica la integración de la subjetividad del investigador; la cual es fundamental en la interacción entre sujeto y realidad.

También es necesario aclarar que en estas investigaciones de carácter cualitativo entrarán en juego otras técnicas, como las historias de vida, entrevistas, etc. en las que se podrá rastrear la capacidad interpretativa de los sujetos de estudio, y la interpretación que, a su vez, lleva a cabo el investigador desde los conceptos de su disciplina y las reglas de su método. Aquí es donde se pondrá en juego la doble hermenéutica como proceso de codificación y procesamiento de la información.

Otro de los aspectos interesantes que debe quedar claro en esta reflexión es que en el desarrollo de un proceso de investigación cualitativa, las técnicas de carácter cuantitativo de recolección de información no son descartadas, ya que dicha información aportada pasará a ser parte de un proceso de construcción del conocimiento con carácter cualitativo.

Por último, creo necesario explicitar el aporte del concepto de triangulación en el campo de la investigación, ya que el mismo puede definirse desde Denzin como "la combinación de metodologías en el estudio del mismo fenómeno", Este autor dio lugar a que el análisis cualitativo tuviera un papel central en la triangulación, lo que supone que el investigador es llevado a sostener una cercanía a la situación desde una mayor sensibilidad a la cantidad de información. Entonces, información cualitativa y análisis funcionarían como base que une la interpretación de resultados de muchos métodos.

Pienso que estos aportes teórico- epistemológicos realizados desde varios autores, nos motivan a seguir reflexionanado y construyendo desde nuestros lugares nuevos aportes al campo de la investigación, que nos permitan hacer ciencia desde un lugar diferente.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

  1. Fica Carrasco, Ramón: "La invastigación Cualitativa: una forma diferente de hacer ciencia" Año 2002.-
  2. Floreal, H.; Forni, M.; Gallart, I.; Vasilachis de Gialdino: "Una reflexión de la práctica de la investigación" Centro editor de América Latina.-
  3. Gallart, María A.: "La investigación de métodos y la metodología cualitativa. Una reflexión de la práctica de la investigación" Centro editor de América Latina.-
  4. Gonzales Rey, Fernando: "Epistemología cualitativa y subjetividad" Edit. Edu, 1997.-
  5. Guber, Rosana: "El salvaje metropolitano" Cap IV El trabajo de campo como instancia reflexiva del conocimiento Edit Legaza, 1991.-
  6. Rockwell, Elsie: "Etnografía y teoría en la investigación educativa". Centro de investigación y de estudios avanzados del Instituto de Política Nacional. Departamento de Investigaciones Educativas. México, 1980.-
  7. Taborda, Mirtha; Copertari, Susana: "Seminario: El trabajo de campo en la investigación antropológica" Módulo II.-