Investigación Participante

Por Prof. Mariela Genovese - Prof. María Daniela Viglietta

El motivo de análisis de este tema consiste desarrollar que es la Investigación Participante (IP). Para ello intentaremos contextualizar su surgimiento, como así también tratar de marcar sus características principales, ventajas concretas que ofrece y diferencias que presenta con la Investigación Acción (IA)

Consideramos importante este tipo de investigación como diferente a la Investigación Clásica (IC), ya que nos parece relevante, para la formación de los estudiantes de Ciencias de la Educación o de Ciencias Sociales en general, conocer un tipo alternativo de investigación que surge en América Latina. Si bien este modo de investigación fue blanco de innumerables críticas, creemos que es necesario conocerla y entender sus particularidades para considerarla como posible manera válida de investigar. En otros términos pensamos que nuestro ejercicio de reflexión crítica sobre la investigación participante sólo puede iniciarse a partir de un conocimiento de sus características y postulados.

Múltiples son las críticas realizadas a la Investigación Participante (IP) como un nuevo paradigma alternativo en investigación social (desde el propio campo de la investigación social)

Estas características ubican a la IP como una propuesta que surge para dar respuestas a cuestiones puntuales en Latinoamérica. En aquellos años de la década del 60 y comienzos del 70 es cuando se introduce la noción de paradigma trabajada por Kuhn, llegándose a cuestionar la legitimidad de los paradigmas vigentes en Ciencias Sociales. Esto se produce ante nuevos hechos y procesos que la realidad imponía y ante los cuales los científicos sociales carecían de terorizaciones previas que los encuadraran, como ser los movimientos sociales, la guerrilla rural y urbana, el advenimiento de las democracias populares, entre otros.

Estos acontecimientos afectaron las expectativas teóricas, planteando al investigador social interrogantes sobre su actual rol, la utilidad (el objetivo de su trabajo)y la naturaleza de sus beneficiarios (los destinatarios). Esto contribuye a que se planteara en esta nueva búsqueda del investigador social la existencia en el mundo académico de paradigmas que compiten entre sí. De este modo se llevaron a cabo esfuerzos de comparaciones de los componentes básicos y supuestos subyacentes, concepción de la realidad y otros conceptos claves, como sujeto, conocimiento y educación.

En este clima de cuestionamientos, búsqueda y revisión, éstas acciones irán conformando una nueva práctica denominada Investigación Participante.

En este sentido, es que se procuró sistematizar estas experiencias históricas: no sólo bajo la inscripción de las mismas en el marco de una ciencia social crítica, sino a través de su articulación con movimientos sociales y acciones educativas que tendían a la transformación profunda de las estructuras de poder y de relaciones sociales en América Latina.

De acuerdo con lo anteriormente planteado acordamos con Stromquist en que, en la actualidad es ingenuo y distorcionanate pretender que la única investigación válida sea la participante. (Stomquist, 1986, pág.96) Son los mismos autores e investigadores inscriptos en esta línea de trabajo quienes sostienen la falta de acuerdos sobre una futura consolidación de la IP como "nuevo paradigma" de investigación social.

Es entonces dentro de este complejo contexto histórico, social y político en que se inscribe la IP que podríamos mencionar algunas características que la conforman.

Así mismo podríamos decir que la IP está inscripta en el devenir histórico de la metodología de las Ciencias Sociales, especialmente dentro de la historia de los denominados métodos cualitativos.

Las décadas del 60 y 70 son el resurgimiento del uso de los métodos cualitativos que habían quedado sepultados en los años 40 y 50 por el crecimiento de las teorías positivistas y métodos cuantitativos.

La IP va conformándose en este contexto metodológico que ha surgido fuera de ella e inclusive que se ha desarrollado en los países de tradición positivista.

Ahora bien, junto a María Teresa Sirvent, sostenemos que invalidar el uso de técnicas cuantitativas o cualitativas por cuestiones "participativas" es no tener en claro cuales son los niveles de análisis. Es decir, hay que reconocer la confusión existente entre el nivel de la crítica del paradigma positivista por un lado, y el nivel metodológico y técnico de la investigación por el otro. Si bien ambos niveles se articulan, esto no significa automáticamente la imposibilidad de utilizar determinados procedimientos, en tanto se apliquen estrictos controles epistemológicos.

En conclusión sostenemos, siguiendo el planteo de María Teresa Sirvent que "reducir la cuestión metodológica de la IP a simples menciones de procedimientos alternativos, la mayoría de las veces confusos y ambiguos, confrontándolos a técnicas "ortodoxas" es desconocer nuevamente la necesidad de un continuo proceso constructivo del objeto teórico, en el cual la metodología y las técnicas de abordaje empírico necesitan también de un análisis y de una sistematización" (1). En este sentido, la autora recomienda que de construir nuestro proceso de investigación como objeto teórico será necesario que el investigador se sienta libre de prejuicios a ser rotulado por la variedad de etiquetas que proliferan en Ciencias Sociales.

En este complejo entramado en que se encuentra la IP, y pretendiendo marcar sus características principales, seleccionamos la definición que da Brusilovsky quien entiende a la IP: "como un proceso de investigación en el cual un grupo integrado por investigadores profesionales y por personas de la misma población estudiada, procura el conocimiento objetivo de la realidad social, generalmente con el fin de actuar sobre ella". (2)

Podemos decir entonces que lo que diferencia este estilo de investigación de la investigación social clásica, es la ruptura de la distancia entre los investigadores y las poblaciones seleccionadas como objeto de estudio. Es decir, los miembros del grupo social coparticipan en el proceso de indagación y reflexión sobre su propia realidad para poder describirla y explicarla.

Para focalizar aún más las características de la IP Batallán y Demo citan a Hall quien enuncia algunos elementos básicos de la misma, entre ellos que:

Pedro Demo sintetiza afirmando que este tipo de investigación procura combinar el problema de la participación con el de la investigación, acentuando el compromiso político tal vez más que el compromiso de la investigación propiamente dicha. (Demo, P. 1985, pág. 63) Ya que la IP trata de ayudar a la población encuestada a la identificación, el análisis crítico de sus problemas y necesidades y a la búsqueda de soluciones de los problemas que ellos mismos quieren estudiar y resolver.

Por otra parte cabe aclarar y así lo advierte Le Boterf que no existe un modelo único de IP ya que se trata de adaptar el proceso a las condiciones específicas de cada situación concreta (recursos, limitaciones, contexto socio-político, objetivos)

Reiteramos entonces que la característica principal de la IP es que el pueblo sé autoinvestiga y su objetivo central es el cambio social.

Ahora bien, el análisis de la IP se puede enfocar desde diversas perspectivas. En este caso, elegimos el abordaje que hace Batallán quien propone hacerlo desde una postura epistemológica en tanto postula una modalidad especial de conocimiento. A su vez propone hacerlo desde una perspectiva pedagógica, como un método de educación no formal y al mismo tiempo como una estrategia para el logro de una acción social basada en la participación.

Referirnos a lo epistemológico, el cual señalamos como primera dimensión de abordaje, es considerar como lo mencionamos anteriormente, que la IP postula una modalidad especial de conocimiento de la realidad. Es decir, no se trata aquí de un grupo de investigadores que analizan, recopilan e interpretan datos, por el deseo de alcanzar la objetividad y precisión científica o generar nuevos productos académicos.

En términos de Batallán si concebimos el conocimiento como un producto esencialmente social, que no existe separado de la práctica, y que a su vez se extiende y cambia continuamente, la autora sostiene que éste atraviesa un ciclo de tres fases:

  1. la práctica social
  2. la elaboración de teorías que surgen de la experiencia
  3. la aplicación de esas teorías a la práctica social (Batallán, G. "Alcances de la investigación participativa")

En este sentido, podemos concluir en que nos encontramos en una concepción materialista dialéctica del conocimiento.

La IP se apoya en una concepción metodológica que difiere del empirismo y del positivismo lógico, ya que estas no postulan la unidad entre teoría y práctica, considerando que la actuación sobre la realidad es una fuente de error en la investigación científica.

En cambio, para el materialismo dialéctico, las necesidades humanas definidas socio-históricamente dentro de contextos concretos constituyen el punto de partida en el proceso de producción del conocimiento, partiendo justamente de individuos reales, sus actividades cotidianas y sus condiciones materiales de vida.

En la IP, según Graciela Batallán, no existe otro camino para descubrir el conocimiento que el de entrar en relación directa con los objetos y procesos reales, esforzándose por dominarlos y cambiarlos, formar conceptos sobre la base de los conocimientos acumulados y poner a prueba las conclusiones en la práctica.

Por lo tanto, las teorías no se desarrollan de antemano para ser comprobadas o esbozadas por el investigador a partir de su contacto con la realidad. La realidad se describe mediante un proceso por el cual una comunidad crea sus propias teorías y soluciones.

Queremos enfatizar entonces, que el conocimiento, en palabras de Pedro Demo, no nace en los cerebros de una parte de la comunidad sino que es socialmente producido en un proceso compartido por todas las partes involucradas en la investigación . De este modo Demo sostiene que no habría una diferencia cualitativa entre conocimiento teórico y conocimiento práctico sino que constituyen diferentes aspectos del mimo proceso.

Desde el punto de vista metodológico, siguiendo los lineamientos del autor, podemos decir que es la unión entre conocimiento y acción. Es decir, el conocimiento no es mera contemplación de la práctica ni la práctica es mera actividad. La teoría sin práctica son sólo enunciados verbales y la práctica sin teoría se reduce a sólo un activismo. No hay pues auténtico conocimiento, ni auténtica acción, si no se expresan en una permanente interrelación.

Ahora desde el punto de vista pedagógico, la IP puede ser considerada como un método de educación no formal (3) por la oportunidad que ofrece de aprender a definir y analizar sistemáticamente problemas, favorecer la discusión y la indagación, así como también a formular alternativas de solución.

En este sentido, situarse desde una postura de investigación que convierte a los tradicionales "objetos de estudio" en sujetos capaces de conocer objetivamente, permite considerar la investigación como una situación educativa, en tanto que ofrece la posibilidad de aprender conocimientos, métodos y técnicas que se consideran centrales desde la perspectiva de una educación permanente de adultos. Es decir, los participantes tienen la oportunidad de desarrollar su capacidad para analizar problemas, ubicados en el propio contexto social que los determina y tomar las decisiones para su modificación de manera racional.

La IP desde esta óptica, sustentada sobre la preocupación de lograr una educación que favorezca el logro de la autonomía de personas y de grupos para hacerse cargo de la resolución de problemas que la vida cotidiana plantea, en tanto parte de un análisis de su propia realidad y busca la transformación social de todos los participantes, se convierte en estrategia de educación no formal.

Continuamos planteando dentro este enfoque de la investigación nos lleva necesariamente a redefinir el rol del investigador. ¿Por qué decimos esto? Porque al concebir la investigación como una situación de educación se introduce en el rol una dimensión pedagógica. El investigador será quien guiará el aprendizaje hacia la identificación y análisis de los problemas sociales y a la búsqueda de posibles soluciones. Y al mismo tiempo, dado que la IP se aplica el rigor del método científico, la función de los expertos es central en la elaboración del diseño de investigación. A su vez, en palabras de Batallán, su rol es el de facilitador de la comunicación; su tarea principal es contribuir a co pensar con el grupo acerca de la multiplicidad de elementos presentes en el problema a investigar.

Queríamos marcar a éste como otro punto crítico ya que muchas veces se le atribuye un supuesto rol pasivo al investigador. Sin embargo, consideramos que esto no es así, sino que por el contrario el científico social facilita el desarrollo colectivo de un pensamiento reflexivo y crítico sobre la sociedad. Sirvent subraya que se destaca en este sentido el papel del investigador en aquellos momentos de sistematización de los datos y elaboración de categorías de diferente nivel de abstracción para el conocimiento del objeto.

También queremos señalar que generalmente la relación investigador – investigado no es armoniosa. Cabe recordar que el investigador en última instancia no logra salir de su realidad, pertenece a otros grupos, esta vinculado a otros contextos e intereses. Esta interacción entre el investigador y la comunidad se da generalmente de un modo problemático, contradictorio y conflictivo.(Sirvent, María Teresa, 1989, pág. 20)

Finalmente, para terminar ya este tema, el último enfoque propone pensarlo como estrategia de participación. En este sentido, pondremos especial atención a este aspecto porque tal vez ésta sea la dimensión más significativa de análisis.

La palabra "participación" es reiteradamente utilizada distorcionándose la mayoría de las veces los verdaderos alcances que ésta tiene. Sirvent plantea la diferencia conceptual entre participación real y participación simbólica, a fin de comprender a que tipo de participación se alude cuando se habla de IP.

Entendemos que la " participación real ocurre cuando los miembros de un grupo o de una institución, a través de sus acciones ejercen poder en todos los procesos de la vida institucional. Esto significa que participan en:

Y la participación simbólica, por el contrario, alude a dos aspectos:

Entonces enfatizamos como aspecto clave, el proceso de toma de decisiones, como también la participación real suponen la modificación de la estructura de concentración del poder.

Ahora bien, ¿cómo determinar la naturaleza real o simbólica de los procesos participativos? Podemos hacerlo a través del análisis de variables de participación, ellas son: quién participa, cómo, en qué áreas, cuánto tiempo y a través de qué mecanismos.

A esta altura de exposición del tema creemos conveniente hacer un paréntesis y plantear o quizás volver a definir algunos de los supuestos básicos de la investigación clásica (IC) en oposición a la investigación participante. La intención no es hacer un análisis minucioso de la IC sino establecer una articulación con aspectos anteriormente expuestos sobre la IP. En otras palabras tratamos de hacer un trabajo de comparación entre ambos modos de investigar.

Podríamos comenzar diciendo que la población encuestada, según Le Boterf es considerada como pasiva, como "depósito de informaciones", incapaz de estudiar su propia situación ni de buscar soluciones a sus problemas. Aquí la investigación es únicamente un asunto de los especialistas (sociólogos, economistas, etc.) Ellos serían los únicos que estarían en condiciones de formular los problemas de investigación de la población en estudio. Dicha población no tiene por qué conocerlos ni cuestionarlos. Pensamos que esto explica quizás porque en muchos casos tienen poca eficacia las acciones de estas investigaciones clásicas, las cuales tropiezan con la "resistencia" de la población que no quiere comprometerse en un proyecto en cuya concepción y fundamentación no ha participado. (Le Boterf, pág. 106)

En cambio, como lo dijimos anteriormente, la IP trata de ayudar a la población encuestada en la identificación, el análisis crítico de sus problemas y necesidades y la búsqueda de soluciones de los problemas que ellos mismos plantean y quieren resolver. Aquí el investigador, al decir de Le Boterf no trabaja con hipótesis o conceptos elaborados de antemano; sino que debe tratar de poner entre paréntesis su propio marco de referencia para entender el de los encuestados. En este caso, el científico social, denominado por algunos teóricos como "animador" no influye en la formulación del problema, sino que ayuda a los participantes a manifestar como ellos perciben el problema, como analizan la situación y en que tipo de solución pueden dar.( Le Boterf, pág.114)

Por otro lado, Emma Rubín de Celis define a la Investigación clásica o tradicional "como la única forma de origen, crecimiento y progreso del conocimiento (es decir, la forma racional y lógica de acercarse a los fenómenos y dar cuenta de ellos)" (4) La autora plantea que aquí el objetivo central es la "problematización", crear, provocar, descubrir y solucionar problemas para replantearlos haciendo así avanzar el conocimiento y como consecuencia el mayor dominio del hombre sobre la naturaleza, la técnica, la sociedad, etc.(Rubín de Celis, pág. 124)

A esto podemos agregar que la investigación clásica positivista no define como objetivo central la transformación de la realidad. Demo define que su objetivo es entonces conocer por conocer; se supone neutral, apolítica y como la única forma de lograr el saber y el conocimiento.

Podríamos resumir entonces que:

  1. la investigación clásica es de los especialistas

  2. , la investigación participante es del pueblo

  3. la IC se presenta como la única manera válida de lograr conocimiento

  4. , la IP se presenta como modo alternativo donde se involucran y explicitan los afectos

  5. la IC plantea la mantención del status quo, la IP plantea la transformación de la realidad

 

No creemos que se trate de optar sino que el conocimiento y la ciencia de la primera permiten la comprensión de la realidad y mediante ello su transformación. Coincidimos con los autores consultados que se trata de poner a las ciencias sociales al servicio de la sociedad.

En la IP no hay que verificar hipótesis ligadas a una teoría sobre el comportamiento social sino que se buscan comprender los diversos factores que contribuyen a crear una situación social que es percibida por los involucrados en ella como problemática. (Stromquist, 1986, pág. 88)

En la IC las interpretaciones son "correctas" cuando éstas son aceptadas como tales por otros investigadores.

Mientras que en la IP las interpretaciones son "correctas" si son aceptadas como tales por el grupo de participantes. Sin embargo ambas se basan en el mismo principio, el del "consenso social". (Stromquist, 1986, pág. 90)

Nos parece importante recalcar que toda IP para ser tal debe producir un conocimiento según una concepción rigurosa y renovada para ser reconocido como científico. Además de acción y participación en la IP se deben producir conocimientos en los que se logre avanzar con relación a las cuestiones abordadas.

Decimos entonces que el fin de la IC es un producto académico que busca generar o contrastar teorías.

Podríamos decir que el fin de la IP es un producto académico que busca lograr la participación comprometida de la comunidad involucrada y la transformación de la sociedad.

Ahora bien ¿investigación participante es igual a investigación acción?

Creemos que no se trata de oponer un término a otro ni hacer un juego de palabras que sólo lleva a la confusión conceptual sino por el contrario intentamos mostrar una diferencia sutil, que puede estar dada en la elección de los términos: acción, por un lado y participación por el otro. Acordando con Batallán sostenemos que esta selección no es casual sino que esta dando cuenta de una distinción de los marcos conceptuales que las sustentan.

Anteriormente habíamos definido a la IP, en términos de Brusilovsky " ....como proceso de la investigación en el cual un grupo integrado por investigadores profesionales y por personas de la misma población estudiada, procuran el conocimiento objetivo de la realidad social, generalmente con el fin de actuar sobre ella para modificarla." (5)

Por su parte seleccionamos la conceptualización de Paul Oquist quien define a la IA "como la producción de conocimientos que guían la práctica y conlleva a la modificación de una realidad dada, como parte del mismo proceso. En la investigación acción el conocimiento se produce simultáneamente a la modificación de la realidad". (6)

En la IA se enfatiza el proceso de la modificación intencional de la realidad, como producto del proceso de investigación. Por su parte, en la IP si bien esta presente la posibilidad de modificación de la realidad, la utilización de la palabra "generalmente" denota que el fin último de ésta no siempre radica en la modificación de la realidad referida, o aún más, que no siempre esto es posible lograr, poniendo sin embargo, el acento en el proceso de comprensión objetiva que consiguen los miembros involucrados en tal tarea, como protagonistas en la búsqueda de alternativas de solución a los problemas por ellos definidos.

La característica principal de la IA es que busca promover un conocimiento más objetivo de los problemas y de la realidad. Es decir, no sólo describir los problemas sino además poder buscar estrategias de posible solución. Una critica que a menudo se le hace a la IA es que se la equipara con un modo de asistencia social.

Coincidiendo con Stromquist pensamos que en la IA subyace un sentido voluntarista. Es decir, sería un error creer que la IA será el portador decisivo de cambio de la realidad; ya que el potencial de la IA estará íntimamente ligado al contexto económico y político en el que opera. (Stromquist, 1986, pág. 96)

Para dar un cierre al tema que nos ocupa intentaremos desarrollar algunas de las ventajas y desventajas que presenta la IP en la actualidad.

Las ventajas con las que cuenta la IP son:

- se la considera necesaria para construir la interrelación dinámica entre teoría y práctica;

- traduce la teoría en una opción concreta, no sólo probándola en la realidad, sino realizando la opción política e ideológica que contiene;

- es siempre ideológica y comprometida; es histórica;

- se la considera necesaria para construir la interrelación dinámica entre teoría y práctica;

- la IP permite establecer un mayor control ideológico, en la medida en que la ideología es explicitada;

- es un camino hacia la democratización del conocimiento.

Como conclusión Demo afirma que "la IP ha puesto en evidencia la relativa inutilidad de las Ciencias Sociales actuales, cuyo producto académico no guarda proporción con su capacidad para enfrentar los problemas y encontrar soluciones reales y que en muchos casos ni siquiera existe producción académica, sino mera repetición de un conocimiento importado e inadecuado".(7)

Entre las desventajas podemos mencionar:

- bajo el discurso participativo de la IP muchas veces se busca crear una nueva práctica de manipulación; es decir hacer que el objeto crea que es sujeto. Esto sería un nuevo modo mucho más sofisticado de manipulación;

- posibilidad de pecar de ingenuos, ya que la transformación social pretendida, no depende de meras intenciones;

- debido a muchas ambigüedades teóricas y prácticas, la IP presenta a veces posiciones confusas;

- en cierto modo puede idolatrar el saber popular como aquel que tiene todas las respuestas;

- debe profundizarse el concepto de transformación social porque el efecto participativo no tiene porque ser necesariamente revolucionario. Quizás habría que distinguir entre acciones transformadoras y no transformadoras;

- presupone la existencia de una organización popular, sin la cual no se puede conducir y controlar el proceso;

- la relación entre investigador - pueblo es muy compleja;

- supone que no hay antagonismos entre los miembros de la comunidad (conflictos de liderazgo, conflicto con instituciones externas) y también entre la comunidad y los investigadores;

- se la acusa de puro activismo;

         - la mera intención no garantiza una participación efectiva.

A modo de conclusión queríamos rescatar la posición de Pedro Demo quien considera que debemos tener una actitud favorable a la IP. El autor postula el hecho de que ésta sea aún teórica y metodológicamente poco fundada, no quiere decir que no pueda transformarse. Pero para esto es indispensable realizar una crítica a nosotros mismos como investigadores, o sea una auténtica autocrítica.
El desafío sería salir o correrse de un lugar de dogmatismo inaccesible y poder posicionarnos desde una postura más flexible y abierta en donde se puedan discutir las deudas que esta plantea con la mayor libertad posible. En este sentido, pretendemos que este trabajo quede abierto para seguir profundizando sobre el tema, abordar cuestiones no desarrolladas y aceptar críticas que se vuelquen en una discusión fecunda en la que nos comprometa como científicos sociales.

 

 

 REFERENCIAS

(1) SIRVENT, María Teresa: "Investigación Participativa: Mitos y Modelos"

(2) BRUSILOVSKY en Batallán, Graciela: "Alcances de la Investigación Participativa

(3) Educación no formal: "... toda actividad educativa organizada y sistematizada que se realiza por fuera del sistema escolar para brindar determinados tipos de aprendizaje a subgrupos particulares de población, tanto de adultos como de niños."

(4) Rubín de Celis, E.: "Investigación científica vs. investigación participativa. Reflexiones en torno a una falsa disyuntiva" en Investigación Participativa y praxis rural. Mosca azul editores.

(5) Brusilovsky en Batallán, Graciela: "Alcances de la investigación participativa"

(6) Oquist, Paul en Batallán Graciela op. cit.

(7) DEMO, Pedro: "Investigación Participante: mito y realidad. Kapelusz, Bs. As. 1985

 

BIBLIOGRAFÍA

BATALLÁN, Graciela: " Alcances de la Investigación Participativa"

DEMO, Pedro: "Investigación Participante. Mito y realidad", Kapeluz, Bs. As., 1985

EZPELETA, Justa: "Investigación Participante y teoría: notas sobre una tensa relación"; en Revista argentina de educación, Bs. As., 1987.

LE BOTERF, Guy: "La Investigación Participativa como proceso de educación crítica. Lineamientos metodológicos" en "Investigación Participativa y praxis rural: nuevos conceptos en educación y desarrollo comunal", Mosca Azul Editores.

RUBÍN DE CELIS T., Emma: "Investigación Científica vs. Investigación Participativa. Reflexiones en torno a una falsa disyuntiva" en "Investigación Participativa y praxis rural: nuevos conceptos en educación y desarrollo comunal", Mosca Azul Editores.

SIRVENT, María Teresa: "Investigación Participativa: Mitos y Modelos", Bs. As., 1989

STROMQUIST, Nelly: "Algunas consideraciones metodológicas sobre la investigación acción", en "La mujer del sector popular urbano, Rep. Dominicana, 1986.